Miedo: Limitación Autoimpuesta

Desde que tengo uso de razón, conozco de mi condición cardiaca, y con ello las advertencias de todos a mi alrededor. No puedes hacer mucho ejercicio, no puedes tener emociones fuertes, no puedes hacer aquello o lo otro. De niña, me veía limitada a hacer lo que podía, o lo que le dejaban. No corras mucho, quédate tranquila, no vayas por ahí…

En la adolescencia llego la rebeldía, aunque cuando tenía emociones fuertes me asustaba porque el corazón me latía rápido, descubrí que eso era normal. Y poco a poco comencé a desafiar esas limitaciones con una serie de malas decisiones que me llevaron a un embarazo (aun siendo adolescente) y a una relación tumultuosa con violencia domestica incluida. A pesar de todo, mi salud seguía bien.

En mi adultez, la atracción a la vida nocturna y sus placeres se apoderó de mí, y sobreviví. Pero el temor se apoderaba de mí siempre y cuando yo le permitía la entrada.

La representación del miedo en mi vida ha tomado diferentes formas. Desde dejar ir relaciones codependientes, cambiar de trabajo, mudarme del país, nuevas experiencias.

Recientemente visité un parque de diversiones, el reto más grande para mí era montarme en una montaña rusa. Mi mente decía “recuerda, padeces del corazón, cualquier cosa te puede pasar en una máquina de esas”. Aunque para algunos el montarse en una montaña rusa es una tontería, para mí era un gran asunto. Me dije a mí misma: “Ok, me voy a montar en la pequeña, a ver cómo me va”.  Para mi sorpresa la experiencia fue buenísima y mi corazón… ¡latiendo contento! Luego pensé, “la primera fue fácil, voy a tratar la siguiente montaña rusa”. No sabía que esa segunda montaña rusa tenía un giro de 360° en la mitad del paseíto, me monté y me encantó. De más está decir que me subí a otras más, entre ellas una viajaba a 61 millas por hora y con varios giros.

Este reto simbolizó mi victoria sobre la limitación del miedo. Muchas veces el ser humano deja perder muchas oportunidades y se condiciona a vivir en una zona segura por culpa del miedo. Es natural que sintamos miedo, pero tenemos que aprender a dejarlo a un lado para comenzar a disfrutar nuevas experiencias.

Para vencer el miedo es muy importante reconocer y aceptar que se siente. Descubrir a qué se le teme y enfrentarlo. En mi caso no fue de manera drástica, sino en incrementos o poco a poco.

El deseo vence al miedo. –  Mateo Alemán

El miedo es natural en el prudente, y el vencerlo es lo valiente. – Alonso Ercilla

http://foro.enfemenino.com/forum/psycho1/__f24291_psycho1-Texto-codependencia-miedo-a-vivir.html

http://www.prensa.com/actualidad/psicologia/2006/07/05/index.htm

http://psicologiapositivauruguay.wordpress.com/2009/09/07/%C2%BFcomo-vencer-el-miedo/

©Zahirah Saharah

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s